martes, 14 de agosto de 2012

Las Travesías de FITITO y la obra de Männken

Las Travesías de FITITO fue una historieta publicada originalmente por Editorial Abril en Argentina en la década de los 70. Se trataba de un comic de acción y aventuras que se zambullía de lleno en el "mundo tuerca", es decir que transcurría en el ambiente vibrante y ruidoso de las carreras automobilísticas. Este comic estaba enriquecido con una buena dosis de humor y ciertos detalles costumbristas, que le daban una impronta local muy característica, a menudo haciendo referencia directa a cuestiones típicas del ambiente tuerca de la época.

Las Travesías de FITITO fue una creación original (tanto en el guión como en los dibujos) de Víctor Braxator, un historietista de origen paraguayo, nacido en 1937 y radicado en la Argentina, quien es más conocido por el seudónimo de Männken. Este talentoso y versátil dibujante se encargó de realizar la mayor parte de las historias, aunque, ocasionalmente, alguno que otro número de la revista fuera realizado por su colega Jorge Toro (autor del comic Gattin y el Equipo). Este último dibujante fue también propietario de la editorial El Delfín, la misma que en la década de los 80 -una vez desaparecida Abril-, se encargara de reeditar el comic de Fitito en diversas oportunidades.

En Las Travesías de Fitito se contaban las aventuras de un joven piloto de carreras, un humilde pibe de barrio que, a bordo de "la bolita maravillosa" -un FIAT 600 modificado-, participaba en todo tipo competencias automovilísticas a lo largo y a lo ancho del país. Algunas de sus aventuras más destacadas fueron:

Un TC a Garrafa
Nurburbing; Cita Mortal
Drácula
Carrera Contra el Peligro
El Auto de Frankenstein
Picadas y Luz Mala
El Rally de la Vuelta al Mundo
El Barón Macabro
El Rally de la Muerte
El Tapado

FITITO fue una historieta ciertamente moderna, y muy ambiciosa para la época. En sus páginas podiamos hallar tanto abiertas referencias a las pelis de James Bond como guiños a la fiebre de las artes marciales que Bruce Lee había contibuído a propagar por aquéllos años. A esto se le sumaba una cuidadosa ambientación, que -en los coches o la vestimenta- reflejaban las tendencias en boga en esa época. Hay que tener en cuenta que, por aquél entonces, los personajes del comic nacional que pululaban por los kioskos eran "veteranos" con mas de 20 años a cuestas, como  Patoruzú, Isidoro, Afanancio, Capicúa o Lúpin, que, tanto en su estética como en sus conceptos, se habian quedado anclados en el pasado. Tal vez por eso, los comics de Fitito son especialmente recordados en las charlas de café por los más afilados coleccionistas de cómics.

Sin embargo, y atendiendo a todos sus méritos, es notable el hecho de que esta obra nunca fuera rescatada para la "crónica del comic nacional" por historiadores o críticos, quizás mas atentos al mensaje social de las historietas, pero poco dados a reconocer valores artísticos en las obras destinadas al "mero entretenimiento popular". Al margen de la indiferencia de los académicos, la prueba de su valía está en el hecho de que Las Travesias de FITITO serían reeditadas en varias oportunidades, a lo largo de los 80 y los 90, por la editorial El Delfín -tal como se mencionó-. Un detalle llamativo de estas reediciones, no obstante, es que en ellas no se hace mención alguna a Männken, contribuyendo quizás mas al escaso reconocimiento que ha tenido la obra de Víctor Braxator, verdadero creador y responsable del "glamour" que destilaban las aventuras de Fitito.

Pero dejando un poco de lado las cuestiones historiográficas y centrándonos en nuestro personaje, Fitito, podemos decir que se trataba de un excepcional piloto, pero sobre todo, de un joven solidario y de buen corazón, que no dudaba en pararse a la vera del camino cuando alguno de sus adverasarios se hallaba en verdaderas dificultades. Fitito participaría de todo tipo de competencias en el país, muchas de ellas meramente ficticias, pero tambien llegaría a correr en circuitos y categorías reconocidas en el mundo entero, como el Turismo Carretera (en el episodio Un TC A Garrafa), el Sport Proptotipo (en Nürburbring: Cita Mortal"), y hasta en la Formula Uno (en "El Conde Drácula").

En sus andanzas, Fitito iba siempre acompañado de su hermano menor, Fitín, un chico travieso con los dientes para afuera, copiloto habitual de nuestro héroe, convenientemente armado con una gomera para situaciones de emergencia. El espíritu familiar impregnaba Las Travesías de FITITO, ya que, por norma, el resto de la familia acompañaba a los intrépidos muchachos en todas sus incursiones pisteras. Nótese la clara ascendencia italiana del árbol genealogico de su nuestro insigne piloto (tanto como la de su coche): el padre, Don Fitucho, un tano cascarrabias de bigotes y gorra calada, Doña Fitucha, toda una madraza -de esas que no dejan que nadie pasa hambre-, y la pequeña Fitina, cuya apariencia inocente confundió a mas de un malhechor. Este auténtico clan familiar por lo general se preocupaba más por los tallarines y las empanadas de la doña que por el mundo tuerca, pero a la hora de preparar a "la bolita" para una nueva competencia, estaban todos al pie del cañón. El pintoresco team se completaba con una insólita mascota, la paloma mensajera Filomena, especialista en sacar a Fitito y los suyos de cualquier apuro en las comunicaciones de larga distancia.

Algunos artilugios mecánicos de "la bolita maravillosa" que se ven en distintos episodios
Al estilo del Mach 5 de Meteoro (Speed Racer o Mach Go Go Go, el anime de Tatsunoko que era todo un boom en los 70), el 600 de Fitito tenía decenas de gadgets incorporados, como turbinas y alas que le permitían volar, ejes extensibles que le permitían saltar obstáculos, un periscopio para ver en la niebla, y toda una parafernalia de trucos mecánicos que se multiplicaban número a número.

Corrosión y Fisura, la pereja de villanos, presentes en cada episodio de Fitito
Las empanadas del domingo, un taller de barrio, Fitito y los suyos. Costumbres Argentinas
Tanto gráfica como argumentalmente, las aventuras de Fitito fueros haciéndose más elaboradas, pasando de unos primeros episodios medio así nomás, a intrigas internacionales que continuaban de una revista en otra, con una grilla de personajes regulares como el Lole Román (Carlos Reutemann), en un principio rival, y luego amigo de Fitito, el híper-denso relator deportivo Hugo Teando, el periodista Machado, o Natascha, una "muñeca brava", también piloto, que noviaba con Fitito en los pits, además de otros tantos personajes que iban y venían.

FITITO fue una historieta inusual en nuestro medio, no solo por estar centrada en el mundo de las carreras (en el que Männken era un experto), sino también por el moderno y espectacular despliegue gráfico del autor, que en sus inicios mostrara influencias europeas provenientes de la Escuela de Marcinelle (Franquín y sus colegas).

Mucho clima en esta secuencia de "drácula" plena de recursos narrativos y graficos
Sin embargo, Männken rápidamente desarrolló un estilo propio e inconfundible, con una fuerte impronta localista, patente en el retrato de las calles de barrio porteñas, los autos del Turismo Carretera, la gente de campo, etc. Por otro lado, su grafismo incorporaba muchos recursos gráficos de la ilustración publicitaria, ciertas influencias estéticas del arte pop, y rasgos etilísticos de los grandes maestros del comic de la época, como Esteban Marotto o Neal Adams.

Mannken desplegó su impronta localista en Un TC a Garrafa, Picadas y Luz Mala y otras historias
En el contexto de lo que podríamos llamar historieta infantil y juvenil, el grado de sofisticación de este dibujante -auténtico antecedente de la estética de Meglia (Cybersix)- era ciertamente poco habitual, y eso no pasaba desapercibido entre los lectores.

Lamentablemente, los especialistas en comics del ambiente nunca se ocuparon de la obra de Männken, que además de Las Travesías de Fitito, abarca un basto y aún no precisado número de creaciones (series que se publicaron en distintas revistas), tales como Pepe Pistón y Biela Fundida -una historieta a color, también en el mundo de las carreras, para el suplemento El Clan de Mac Perro de la revista escolar Billiken, de Editorial Atlántida-, o Joe Bang Bang -obviamente, un western al estilo de Luky Luke-, para la revista Lúpin.

Para las revistas de Mazzone (Afanancio, Capicúa y Piantadino), Männken produjo un surtido de personajes, la maoyoría de ellos de corte paródico, que indirectamente hacían referencia a comics legendarios de la época de Hora Cero y Frontera (las revistas de Germán Oesterheld) como Galaxio de las Estrellas (que parodiaba a Sherlock Time), Los Insobornables (parodia a la serie de Elliot Ness y Los Intocables), Picho Patafondo, Megatón y su ayudante Atomo, Susy la Reportera, Zeta Zeta 1ro (parodia a Bull Rockett) y muchos otros.

Los Insobornables, una de las tantas series creadas por Mannken en los 70
Männken también participó ocasionalmente en la legendaria revista Skorpio de Ediciones Récord, en una espectacular historia unitaria a todo color, tipo Mad Max. con guión de Barreriro, y posteriormente haría un buen número de unitarios para Récord, siendo la ciencia ficción su tematica preferida. Tabién llegaría a trabajar en la última época de la Editorial Columba, en una historia de acción postapocalíptica llamada El Viejo. Mucho antes de todo esto, Männken también puso sus lápices al servicio de alguna que otra ignota "adapatación" a los comics de series de la tele, como Los Invasores o Simbad el Marino.

Tambien realizó muchas de las historietas de la revista El Show de Carlitos Balá, que posteriormente fueron reeditadas como El Show de Yerry Luis (reemplazando la cara de Balá con caras de "Yerry Luis" pegadas arriba!), por Jorge Toro, el mismo que reeditaba los comics de Fitito.

Esta versión digital de Las Travesias de Fitito viene de distintas reediciones, recolectadas en  viejos locales de "compra-venta y canje de revistas".  Hay que hacer la salvedad de que muchas historietas de Fitito, publicadas originalmente por Editorial Abril, aparecieron en formato de revista tipo A4, y al ser reeditadas posteriormente, en formato apaisado, sufrieron recortes en algunas viñetas y a veces un reacomodamiento de los cuadritos.

Se agradece a aquellos que puedan compartir algún material de este autor, para llegar a construir con el tiempo una suerte de biblioteca Männken, aunque mas no sea en formato digital, como tributo a este gran dibujante olvidado.

http://comicsidio.blogspot.com
http://animetetch.wordpress.com

SE BUSCA!
-Un episodio de Fitito con unos arabes
-El episodio anterior a Nürburbing Cita Mortal
-Otros comics de Männken

DISPONIBLES: (para descarga en próximas entradas)
El Auto de Frankenstein
Un TC a Garrafa - DOWNLOAD 
Drácula - DOWNLOAD

Nürburbing: Cita Mortal - DOWNLOAD

Carrera Contra el Peligro - DOWNLOAD
El Barón Macabro
Picadas y Luz Mala
El Tapado
El Rally de la Muerte
El Rally de la Vuelta al Mundo
La Bolita a Contol Remoto (?)
(Ni idea del nombre de este episodio, en el que unos mafiosos intentan robar el 600, pero Fitito lo recupera gracias al control remoto y despues corre una carrera)

6 comentarios:

  1. Buenisimo, muy buenos recuerdos. Ahora se la dejo picando: quiero nota de las historietas de Capitan Escarlata (eran maravillosas) y de Karakanfute y Babau!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hoy (marzo de 2016) estuvimos recordando viejos personajes y mi papá (por suerte con nosotros y con 81 años) recordo el nombre: KARAKANFUTE. No nos quedo nada material de esta historieta pero nos encantaba y mi viejo me la leia al acostarnos a dormir... recuerdos. NO pude hallar mas que tu comentario aca y si tuvieras imagenes de las revistas me gustaria volver a verlas. Pabloboutigue@gmail.com.

      Eliminar
  2. hola, tuve una sola revista de fitito, me suena que era "poker de espías", recuerdo que uno de los malos se llamaba "rajam hill" en una clara alusión a Graham Hill.
    hoy en día ya somos grandes y sabemos que los fititos no vuelan,
    pero eso no le quita ni un poquito así de mérito.
    gracias por los recuerdos.

    ResponderEliminar
  3. el híper-denso relator deportivo Hugo Teando: sería alberto hugo cando?

    ResponderEliminar
  4. Yo encontre aca en Rosario,donde vivo, el numero 2 del primer año, se llama "Fitito vale oro" me encantaba esta historieta de chico,creo que porque siempre me gustaron los autos y las carreras

    ResponderEliminar
  5. Hola, excelente tu blog lástima que no haya más entradas.En mi blog realize una nota sobre MANNKEN y te invito a que la leas y si podés te comuniques conmigo. http://proyectofaunadegrafito.blogspot.com.ar/

    ResponderEliminar